¿Cómo poner tu Email Marketing en piloto automático y cómo usar flujos de trabajo automatizados para lograrlo?

¿Cómo poner tu Email Marketing en piloto automático y cómo usar flujos de trabajo automatizados para lograrlo?

El email marketing es una de las avenidas más eficaces que hay para llegar a los clientes. A medida que el alcance orgánico de los canales sociales B2C disminuye (por ejemplo en Facebook) y el SEO se hace cada vez más dependiente de la comercialización de contenidos, aumenta la importancia de aprovechar hasta el máximo las campañas de email marketing. Las empresas inteligentes están integrando sus esfuerzos de correo electrónico cada vez más estrechamente con sus blogs y redes sociales pero en muchos casos hay oportunidades perdidas.

Es importante tener metas factibles a corto plazo, pero existe la posibilidad de centrarse demasiado en dichas metas y objetivos y perder la vista del largo plazo. Se utilizan las redes sociales y los blogs para tener más tráfico en el sitio y para fomentar las suscripciones, pero ¿qué hacer después de tener esa lista?

Con demasiada frecuencia las empresas saben que tienen que ofrecer un contenido personalizado a sus suscriptores en vez de enviar correos programados, pero al final terminan por no hacerlo. ¿Por qué? Un factor importante es la falta de tiempo. La creación y el envío de mensajes de correo consumen mucho tiempo si se hace de forma manual. Otra razón puede ser que una empresa se queda con la mentalidad de que tienen que ampliar su lista, en lugar de seguir adelante con la perspectiva de trabajar para aprovechar la lista que ya tienen.

Por último es verdad que casi nadie tiene tiempo para mapear los detalles de una larga y variada lista de clientes que se encuentran en diferentes etapas de su ciclo de vida. Así que el email marketing se convierte en una cuestión de una talla única para todos en forma de newsletter o una explosión ocasional y tal vez algunas promociones. Son estrategias que demuestran una falta, justamente, de estrategia. Acá es donde entran los flujos de trabajo automatizados.

¿Qué son los flujos de trabajo automatizados?

El envío de correos automatizados es bastante auto-explicativo, aunque un sistema medio-medio que no incluye flujos de trabajo automatizados todavía puede llegar a un proceso que es poco práctico, que consume tiempo y que es ineficaz. Los flujos de trabajo automatizados permiten configurar un sistema y una vez que esté activo, da la posibilidad de soltar el control y pasarlo a piloto automático.

Un flujo de trabajo es un sistema que utiliza una serie de decisiones lógicas, basadas en eventos, que coinciden con las acciones de cada cliente en la campaña de correo y hace que la información sea adecuada para ellos en función de su comportamiento. Cada vez que un cliente o prospecto tiene contacto con tu presencia online están eligiendo cómo quieren que tu empresa se comunique con ellos. Los correos electrónicos automatizados suelen tener una tasa de apertura 15% más alta que correos manuales, con un porcentaje de clics 79% más alto.

Con un sistema de flujo de trabajo y la configuración automática siempre tendrás la última información disponible, como los porcentajes de clics, las tasas de apertura, las ventas, las métricas de compromiso en las redes sociales y más. De esta forma podrás ajustar la forma en que cada cliente experimenta tu marca y te da la posibilidad de tomar a las futuras decisiones estratégicas acerca de cómo está configurado todo el flujo de trabajo.

Un ejemplo de un flujo de trabajo automatizado en la herramienta de Tripolis se vería de la siguiente manera:

Un cliente visita tu blog después de ver un post en Facebook sobre cierto e-book que ofreces gratis en el sitio y lo descarga dejando su email. Ahora tienes su dirección de correo y datos sobre sus intereses también. Estos dos datos juntos los vamos a incorporar para coordinar los flujos de trabajo y ahora puedes empezar a comunicarte con ese cliente automáticamente. El evento desencadenador fue la descarga del contenido desde tu sitio. Una serie de correos de bienvenida son una parte integral de un sistema de flujo de trabajo automatizado debido a que tienen altas tasas de apertura, de clics y mejoran la retención del cliente y la conversión.

¿Cómo empezar con campañas automatizadas?

Acciones desencadenantes populares son datos como aperturas y clics, visitas y comportamiento en el sitio o la página de aterrizaje y la interacción de usuarios en las redes sociales como retweets, me gusta, +1 en Google+, etc. Pero también se puede utilizar criterios de segmentación como tipo de industria, título del trabajo o si tu contacto tiene un negocio o nombre de dominio, para que puedas centrar tus esfuerzos aún más.

Cada vez que un cliente hace algo, esa acción hace que sea trasladado a una parte diferente del flujo de trabajo, dependiendo de la naturaleza de la acción. Compradores recientes reciben mensajes de correo electrónico dirigidos a mejorar una venta o para impulsar una venta cruzada, por ejemplo.

En su forma más simple las automatizaciones de flujos de trabajo se hacen cargo de la tarea de guiar a las perspectivas a través del embudo de ventas para que el cliente agilice una decisión de compra. Por el hecho de que estos flujos siempre vienen acompañados por contenido enfocado en los intereses del cliente (en forma de productos, servicios o contenido específico) es más probable que un cliente llegue a tomar una decisión de compra.

Fuente: http://www.tripolis.com/es/blog/como-poner-tu-email-marketing-en-piloto-automatico.

Recent Posts

Leave a Comment