La cadena de suministros: ¿una fuente de gastos o un generador de ingresos?

La imagen tradicional de la cadena de suministros es la de un monstruo que devora dinero. Como resultado, a la hora de planificar los procesos logísticos, muchas empresas se centran principalmente en evitar que esta acabe con los ingresos que tanto trabajo les ha costado ganar. Reducir los costes operativos y limitar los daños al balance de pérdidas y ganancias era lo habitual, los directivos detectaban oportunidades para estirar los márgenes recortando aquí y allá.

La mentalidad

Centrarse en limitar los daños es una actitud en gran parte defensiva y, según un número cada vez mayor de analistas, una oportunidad perdida para generar nuevos negocios. ¿Están abordando las compañías que siguen un método tradicional el reto de gestionar la cadena de suministros desde el ángulo equivocado? ¿Puede de verdad ser una herramienta de crecimiento, ayudar a generar ingresos adicionales y aumentar la cuota de mercado? Y si lo hace, ¿qué se puede hacer para cambiar?

Un ERP para hacerlo posible

La forma en la que los mayoristas de éxito gestionan actualmente sus cadenas de suministros está estrechamente ligada a los avances de los programas informáticos de empresa. Según ha ido aumentando la potencia del ERP, también se ha incrementado la capacidad de aspectos específicos del ecosistema logístico. Gracias a los avances en las tecnologías de la información, las empresas pueden crear ahora una mayor interacción con los clientes, mejorar sus niveles de servicio y fomentar la fidelidad.

En tiempo real

Los sistemas que ayudan a los clientes a hacer un seguimiento de sus compras crean una verdadera visibilidad, reduciendo la frustración y los tiempos de espera en atención al cliente. Una mayor visibilidad también ayuda a las empresas a coordinar sus actividades de forma más eficaz, reaccionando con mayor rapidez ante los problemas e identificándolos antes de que se produzcan. Con una mayor información se ha logrado verdadera eficiencia y una reducción de las pérdidas de tiempo.

El efecto dominó

El consiguiente efecto dominó tiene repercusiones positivas con unos plazos de entrega más fiables y facilitando a las empresas el cumplimiento de sus promesas. A los clientes les gusta esto y suelen volver a aquellas empresas que cumplen con lo que dicen que van a hacer. Dicho esto, la transparencia por sí misma no cambia las cosas. Sin el nivel adecuado de reservas de existencias, unos socios de confianza que compartan los mismos objetivos y unos procesos coherentes de fabricación, lo único que verán los clientes es que no controla su negocio.

Simplificando la expansión

La tecnología también está ayudando a las empresas a simplificar su expansión a nuevos mercados, tanto en lo que respecta a su variedad de productos como a su ubicación física. Los sistemas de ERP ayudan a los negocios a gestionar de forma flexible sus existencias según la demanda, reduciéndose así el riesgo de cometer excesos mientras se prepara una nueva expansión. La tecnología también ayuda a los negocios que están finalizando una línea de productos y sustituyéndolos por otros nuevos, un aspecto clave a la hora de realizar transiciones rentables en su portafolio.

Además, las empresas que se adentran en nuevas zonas geográficas pueden recurrir a sus programas informáticos para ayudarles a gestionar nuevos servicios de valor añadido o a hacer las adaptaciones necesarias para asentarse firmemente en los nuevos mercados. Cuando la cadena global de suministros se va convirtiendo en una realidad, la capacidad de perfeccionarla para satisfacer con precisión las necesidades que vayan surgiendo se ha convertido en un aspecto clave de diferenciación.

Comunicación

Una integración más eficaz de los procesos empresariales y una comunicación más rápida a través de EDI también ha fomentado unas relaciones más sólidas entre los minoristas. La flexibilidad y la transparencia han aumentado a la par de la confianza, facilitando también la gestión del riesgo. Por eso las empresas están más predispuestas a ampliar sus relaciones generando nuevos ingresos a través de sus partners actuales. Unos mayores volúmenes crean oportunidades para aplicar descuentos, lo que consolida de forma positiva esta tendencia.

Nueva ciencia

Está claro que esta apertura de la cadena de suministros exige nuevos conocimientos y nuevos profesionales dedicados a crear una estructura que sea lo más económica y atractiva posible para los clientes. Ahora los encargados de la toma de decisiones al más alto nivel deben averiguar dónde están las oportunidades que deriven en unas relaciones mutuamente beneficiosas, y cómo se puede extraer de ellas el máximo valor posible.

Los profesionales de la cadena de suministros deben prestar al cambio y a la gestión del rendimiento la misma atención que se dedica a las aptitudes tradicionales. La gestión y retención de los clientes es ahora relevante durante todo el proceso, las empresas deben mostrarse proactivas ante los clientes, en lugar de limitarse a saber de ellos cuando algo sale mal. Cuando toda esta estructura responda mejor y sea más flexible, la demanda de los clientes puede convertirse en el motor principal. Los negocios pueden capacitarse para responder más rápidamente ante los cambios del mercado, creando planes de ventas y operaciones a más corto plazo con unos horizontes verdaderamente centrados en el cliente.

Oportunidades a la espera de ser descubiertas

Puesto que la innovación informática sigue facilitando más transparencia, unas comunicaciones más fáciles, unos tiempo de respuesta más cortos y un mayor enfoque al cliente, las empresas pueden asignar profesionales con las aptitudes relevantes al análisis de la cadena de suministros desde distintas perspectivas. Ya no se trata de llevar el producto de A a B con los dedos cruzados para que todo salga bien. Una mayor complejidad, junto con unos conocimientos eficaces, han abierto las oportunidades para aprovechar las relaciones y obtener una ventaja competitiva. Un uso eficaz de la cadena de suministros y las relaciones dentro de ella puede constituir una aportación importante al crecimiento de los ingresos.

Actúe a la defensiva si así lo desea, pero lo más probable es que se quede relegado a los últimos puestos.

Fuente: http://www.exact.es/

Recommended Posts