Neuromarketing aplicado al email marketing

El neuromarketing estudia el funcionamiento del cerebro en las decisiones de compra. Los últimos avances de las neurociencias y de las tecnologías está cambiando radicalmente la forma de hacer negocios y de conseguir clientes. Algunos consejos prácticos, aplicados al email marketing.

  1. El Asunto; tienes 3 segundos para sorprenderme.

Si de acuerdo con las buenas prácticas de email marketing logramos que el correo llegara a la bandeja de entrada, ahora viene esa gran dificultad, hacer que la gente abra el correo, y eso no es nada fácil.

Si observamos nuestra mente, siempre mantenemos en estado automático, es decir que todo lo hacemos de manera mecánica sin poner atención a lo que hacemos, y respecto a los correo, si no dice algo que nos llame la atención entonces lo borramos automáticamente. La clave es entonces hacer asuntos que llamen la atención. Las únicas cosas que son capaces de llamar nuestra atención, están relacionadas con nuestros miedos y deseos más profundos, y es por eso que el asunto de correo debe contener mensajes que apelan a estas emociones.

Hay autores que apelan a la curiosidad, o cosas irreverentes que en realidad funcionan, como por ejemplo: “Soy un estúpido por hacer esto”, “Fulano, tengo que pedirte disculpas”, “Esto que hice armó un gran escándalo”. Este tipo de mensajes funciona, sólo que cuando hablamos de empresas, pues no es muy conveniente, ya que se está manejando una imagen profesional. Debemos entonces aprender a enlazar nuestro producto con algunas emociones del usuario.

El siguiente ejemplo tiene como propósito mostrar mensajes que activan ciertos mecanismos en el cerebro, que generan conductas compulsivas, en este caso, es algo que debemos de abrir.

– “Secretos de las ventas: 1000 unidades vendidas”.

Todo lo que es secreto genera curiosidad, es algo que automáticamente nos invita a descubrirlo. Cuando hablamos de cantidades, siempre la asociamos con algo exitoso, y por instinto siempre debemos participar de las cosas populares.

– “Ahorre en su viaje de vacaciones por este mes”.

De las conductas más impulsivas está la de ahorrar, todos queremos ahorrar siempre, y el hecho de que algo sea escaso, que esté por acabarse, aumenta dicho impulso.

–”Tus amigos recomiendan nuestros productos”.

Al leer este mensaje inconscientemente pensamos que si ellos lo están haciendo es porque es bueno y a nosotros nos a gustar también.

  1. Tienes 10 segundos para explicarme de qué se trata y no aburrirme.

Hemos logrado que abran el mensaje, la gente tiene expectativa por saber de qué se trata eso que le has dicho en el asunto; pero a menos que les digas paso por paso por ejemplo, “donde está el tesoro escondido”, nadie se detendrá a leer largas explicaciones. En medio de tantas ocupaciones nadie se pone a leer correos largos, y menos lo no solicitados, así, que no es este el escenario donde se debe de convencer a una persona.

Cuando hacemos una oferta, esta debe de estar bien sustentada, con gráficos, con vídeos, con viñetas, y un correo no se presta para eso porque los clientes de correo electrónico suelen bloquear las imágenes, cualquier archivo adicional hace ver al correo como sospechoso. Por tanto no es ventajoso tratar de vender una idea por correo, hay que hacer un esfuerzo por llevarse a la persona a otro escenario donde si lo pueda contar con todos los elementos para convencerlo.

Aquí nuevamente hay que convencer a quien lee al correo a que pase a la siguiente página. Hay que colocar un enlace que lleve a una página web donde está todo lo que necesito para convencer a la persona. Una vez llegado allí, el visitante no tiene más remedio que poner atención y seguir los pasos allí indicados.

Hacer que la persona visite el enlace es otra cosa muy difícil, y por eso se deben utilizar técnicas de Neuromarketing. Aquí no debe de haber nada que le distraiga, en lo preferible ningún otro enlace, ni fotos. Aunque si es conveniente que coloque el nombre de la compañía para dar más seguridad. Lo que debe de haber en el mensaje es una párrafo donde le explique a la persona lo beneficios que logra al dar clic en el enlace, o sembrarle una curiosidad la cual es saciada al dar clic o simplemente incrementar el deseo.

Miremos el ejemplo del primer asunto. El mensaje puede decir que va a obtener una copia del primer capítulo de manera gratuita al darle clic en el enlace, esto genera mayor deseo. También puede generar curiosidad, haciendo alusión a que al dar clic en el enlace descubrirá por qué el libro ha sido tan exitoso. Después de la corta explicación, usted debe de darle la orden que haga clic para saber más información.

  1. Necesito entonces que me digas que es lo que debo de hacer y porque.

Si la persona ha llegado hasta acá es porque realmente está interesada y motivada, así que lo que hay que hacer es darle un pequeño empujón para que tome una decisión que nos conviene a nosotros. La persona tiene un deseo y quiere satisfacer ese deseo no sabe que tiene que hacer.

El escenario persuasivo, debe de disipar todo temor, duda, y además debe decirle que es lo que tiene que hacer para satisfacer ese deseo. Lo primero entonces es incrementar la confianza, y para ello debe recurrir a imágenes, vídeos, diseño que disipen sus temores, que de la idea que está tratando con algo grande, con algo que le ayudará. En próximos artículos hablaremos sobre que debe de decir una página persuasiva, y que debe de contener cada uno de los elementos.

  1. El embudo del marketing.

Neuromarketing

Abril, 2016

Fuente: www.tripolis.com/es

 

 

Recent Posts

Leave a Comment